La intolerancia no se acaba: The Last of Us 2 está censurado en Medio Oriente

the last of us censurado en medio oriente

Uno de los más grandes lanzamientos del año, que ha estado lleno de polémica entre la comunidad, es la más reciente y esperada entrega de la franquicia de Sony: The Last of Us II.

Algo que ha disgustado a ciertos sectores es la inclusión en la trama de personajes homosexuales, pero algo que no podemos negar es que quienes se quejan en occidente tienen la opción de jugar el juego si lo desean, mientras que en países de Medio Oriente como Emiratos Árabes eso no es ninguna opción.

El juego de Naughty Dog fue publicado el pasado viernes 19 de junio para Playstation 4 y se planea que salga próximamente para la nueva generación de consolas de Sony, sin embargo se ha hecho realidad lo que se temía: el juego no está disponible de todas partes por causa de los censores que no quieren su contenido LGBT.

The last of us ii Ellie

Concretamente Emiratos Árabes y Arabia Saudita han dejado fuera de la plataforma el juego debido a la relación que mantiene la protagonista Ellie con Dina, esto motivado a la fuerte tradición conservadora y la intolerancia en estos países.

Recordemos que aún en varios países de Medio Oriente las relaciones homosexuales son ilegales y se castigan incluso con la pena de muerte. Según Vandal, con ciertos matices, solo en países como Jordania, Bahrein e Iraq la homosexualidad es legal, mientras tanto Irán, Qatar y Yemen prohíben la homosexualidad, además de los ya mencionados Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Los usuarios que en sus respectivos países quisieron jugar The Last of Us Parte II y se encontraron con que no estaba en la plataforma tuvieron que acudir a internet en búsqueda de respuesta, fue cuando descubrieron que en la trama del juego hay personajes que mantienen una relación no heterosexual, lo que sin duda debió activar los censores.

Al respecto We Heard Rumors sostiene la posición de que esa fue la razón de la censura, cosa que sin duda debe escandalizar a toda la comunidad que lucha por los derechos LGBT en Medio Oriente y el mundo.

Desde esta redacción no queremos emitir juicios demasiado políticos, y creemos que en realidad era algo de esperar, pero lamentamos profundamente que estas cosas sucedan aún hoy en día y no estamos nada cómodos con ello.